No puedo pagar la hipoteca ¿Qué puedo hacer?

Dejar de pagar una hipoteca  es el inicio de un problema grave, ya que desde la primera cuota impagada, la entidad bancaria está obligada a cobrar esta deuda.

En principio se iniciará un proceso de buenas palabras para pasar a los hechos. Si esta situación no se resuelve en poco tiempo se llevará el problema por vía judicial donde  se subastaría el inmueble para así cobrar el dinero que en su día le prestaron. Este proceso llevaría  alrededor de un año y medio.

Antes de tomar la decisión de no pagar la hipoteca, lo mejor será hablar con el banco y renegociar el préstamo hipotecario. Deberemos comprobar si la hipoteca cuenta con un seguro de protección de pagos o desempleo y/o si podemos alargar el plazo de amortización.

Otras opciones que podemos poner en práctica son: 

  • Reunificación de deudas. Si hemos llegado a esta situación porque, además de la hipoteca, tenemos múltiples deudas contraídas a través de varios créditos o préstamos. La operación implica que pagaremos durante más meses y por lo tanto más intereses en total, pero es cierto que de una forma mucho más cómoda que nos ayudará a llegar con holgura a final de mes.
  • Carencia de capital. Se trata de que, por unos meses, paguemos únicamente los intereses sin amortizar capital. Esta operación puede reducir la cuota hasta un 50%. Si todavía no es suficiente, podemos intentar negociar una carencia total para no pagar ni capital ni intereses durante algún tiempo.
  • Capital diferido o balloon. Sirve para aplazar el pago de un porcentaje del préstamo hasta la cuota final. Este porcentaje puede llegar a ser del 40%. Mientras tanto, tu cuota mensual disminuye considerablemente, ya que la cuota mensual se recalcula en base al 60% restante. Más tarde, antes de que llegue el pago de la gran cuota final, se amplía la hipoteca o se abre una nueva. 

Si creemos que nuestra situación económica no mejorará, debemos mentalizarnos de que será mucho mejor vender el inmueble cuanto antes, aún si es por menos del valor de la deuda.

Debemos tener presente que la ley dice que la DACION EN PAGO, no es obligatoria para los bancos, aunque se puede llegar a un acuerdo si ambas partes así lo acuerdan.