Formas de obtener financiación

Préstamos con garantía hipotecaria: 

Están destinados a la compra de un inmueble. Tienen plazos de amortización largos, hasta 35 años, a un tipo de interés no muy alto pero el proceso de solicitud suele ser más largo, debido a la burocracia que supone incorporar una garantía real.

Préstamos sin garantía:

Se conceden teniendo en cuenta los ingresos por nómina y los ahorros en cuentas bancarias. El tipo de interés se acerca al 9% y el plazo no suele ser más de 4 o 5 años.

  1. Préstamos al consumo: destinados a la compra de bienes de consumo duradero como coche, moto o electrodomésticos.
  2. Préstamos personales: destinados para asumir algún gasto extraordinario como por ejemplo un viaje o una boda.
  3. Préstamos de estudios: actualmente empiezan a proliferar en el mercado español.

Préstamos para autónomos:

Suelen utilizarse para financiar la compra de maquinaria, equipos informáticos o mobiliario de oficina. Se suelen amortizar en el plazo de 15 años a un tipo de interés de alrededor del 10% y por un máximo de 75.000,00€

Póliza de crédito:

Es una fórmula de endeudamiento a la que se accede temporalmente (normalmente 1 año) de manera gradual.

Tiene costes elevados: comisión de apertura, comisión de disponibilidad, interés sobre el saldo medio dispuesto e interés por importe excedido si lo hubiera.

Se debe de utilizar exclusivamente para eliminar tensiones puntuales de tesorería.