¿A qué tipo de interés trabajáis?

En aFinance solemos trabajar con diferenciales sobre el Euribor a partir del 0,75% en función del perfil del cliente.

El tipo de interés es un concepto clave a la hora de entender qué son los préstamos hipotecarios. El tipo de interés es el precio que los bancos cobran a cambio del préstamo.

Tenemos 3 modalidades de interés en los préstamos hipotecarios, fijo, mixto y variable.

El fijo, es el que la cuota mensual no varía a lo largo de la vida del préstamo, lo que permite conocer de antemano lo que se va a pagar siempre.

El variable, es el que mantiene un diferencial fijo sumado a un índice de referencia, normalmente el euríbor, que se revisa según las condiciones del banco, casi siempre de forma anual o semestral. Con este tipo de interés, las cuotas se compondrían de una parte fija y de otra variable, en función del euríbor.

El  mixto, es cuando se cobra un interés fijo durante un corto plazo de tiempo, y que luego pasa a ser variable.

El tipo de interés es uno de los aspectos que influye más sobre el precio mensual y total de una hipoteca fija, variable o mixta. Como nos indica su propio nombre, el interés de las hipotecas fijas es un valor que se mantiene constante durante toda la vida del producto. Por lo tanto, si firmamos uno de estos créditos, sabremos desde el minuto uno cuál será el importe de todas las mensualidades, así como cuánto dinero habrá que abonar al banco en total para reembolsar íntegramente la hipoteca.

Esta es la principal diferencia con las hipotecas variables tradicionales, que tienen en su interés un índice de referencia, como es el euríbor. Este índice fluctuará durante toda la vida de la hipoteca, por lo que la cuota de la hipoteca cambiará tras cada revisión según haya aumentado o disminuido el índice del contrato hipotecario.