¿Qué es una hipoteca autopromotor y para que se utiliza?

Tenemos un terreno y queremos construirnos la casa de nuestros sueños, haciéndola a nuestro gusto y conveniencia. Tras la crisis, la autopromoción, o lo que es lo mismo, construir tu propia casa, es una práctica que ha ido aumentando en estos últimos años.

En algunas ocasiones, no se dispone de un colchón económico suficiente para la construcción de la vivienda. Para ello podemos optar por solicitar lo que se llama una hipoteca autopromoción y los requisitos necesarios difieren de una normal, para iniciar dicho trámite necesitamos:

  1. Ser propietario de una parcela o terreno y estar inscrita debidamente en el Registro de la Propiedad.
  2. Disponer de una licencia de obra y construcción, concedida por el Ayuntamiento correspondiente.
  3. Disponer de un visado de obras, es decir, tener un presupuesto y el proyecto de ejecución de obra que cuente con el sello del Colegio de Arquitectos.

A partir de este momento se puede iniciar el estudio de la solicitud, las entidades financieras realizarán un estudio individualizado de cada caso y generalmente lo que se puede conseguir es lo siguiente:

  • En la mayoría de las entidades podremos obtener un financiamiento del 80% del valor de la tasación del proyecto finalizado.
  • En otras ocasiones se puede llegar a obtener el financiamiento del 100% del proyecto de obra.
  • Por regla general los plazos máximos de financiamiento suelen fluctuar hasta los 30 años.

Este tipo de hipotecas se caracteriza por ir disponiendo del importe aprobado a medida que la construcción va avanzando y se van presentando las correspondientes certificaciones.