Utilizamos cookies propias y de terceros para hacer funcionar de manera segura nuestra página web y personalizar su contenido. Igualmente, utilizamos cookies para medir y obtener datos de la navegación que realiza y para ajustar la publicidad a sus gustos y preferencias. Pulse el botón "Aceptar todas" para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada. Para administrar o deshabilitar estas cookies haga click en "Configuración". Puede obtener más información en nuestra política de cookies.
Modificar cookies
Técnicas y funcionales Siempre activas
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Analíticas y personalización
Permiten realizar el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de este sitio web. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de la web para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio. Permiten guardar la información de preferencia del usuario para mejorar la calidad de nuestros servicios y para ofrecer una mejor experiencia a través de productos recomendados.
Marketing y publicidad
Estas cookies son utilizadas para almacenar información sobre las preferencias y elecciones personales del usuario a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.

Hipotecas: ¿a tipo fijo o variable?

Cuando contratamos una nueva hipoteca se plantea la duda al decidir hacerlo a tipo fijo o variable.

No hay una regla fija aplicable, ya que depende de la coyuntura macroeconómica y las perspectivas que haya sobre la probable evolución de los tipos de interés.

Actualmente, debido a las políticas monetarias aplicadas en los últimos años para intentar paliar los efectos de la crisis, el Banco Central Europeo mantiene el tipo de interés oficial en el 0% y así seguirá al menos hasta diciembre de 2017 y, en consecuencia, el Euribor se mantiene en las cifras más bajas (incluso negativas) desde su creación.

Para decidir, hay que tener en cuenta las perspectivas sobre la evolución de los tipos de interés y es evidente, que partiendo de la situación actual, no puede ocurrir nada más si no que se incrementen.

Cuando analizamos perspectivas sobre variables macroeconómicas siempre debemos tener en cuenta varios escenarios, desde el optimista al pesimista pasando por una previsión media más probable.

Actualmente no hay duda de que los tipos acabarán subiendo a medio plazo, el asunto es a qué velocidad e intensidad y eso dependerá, fundamentalmente de la consolidación del crecimiento económico y la evolución de la inflación.

Quizás lo más interesante sería contratar a interés variable y, una vez se consolide la tendencia alcista, realizar un cambio a hipoteca de tipo fijo. El problema es que aunque el Gobierno ha anunciado medidas para abaratar los costes de cambiar de una hipoteca variable a una fija, hay muchos costes que no pueden limitar, como las comisiones por cambio de condiciones, por lo que su aplicación dependerá de la voluntad de las entidades bancarias.

En definitiva, dado que la mayoría de créditos hipotecarios se solicitan por más de 30 años, parece que, aunque durante el primer período estaríamos penalizados por la diferencia entre el tipo fijo y el real, a la larga no sería una mala opción.

En el caso de hipotecas a 10 años o menos, sería interesante optar por la opción del tipo variable dado que los primeros años son en los que se paga la mayor partida de intereses y apenas se amortiza capital y se podría aprovechar al máximo la coyuntura actual de tipos bajo mínimos históricos.

Lo que no es en absoluto aconsejable es firmar préstamos a tipo mixto, que ofrecen un tipo fijo los primeros años, privando a los hipotecados de los bajos tipos de interés actuales, y uno variable después, cuando las subidas son más probables. Y tampoco interesa firmar hipotecas variables con un tipo inicial más alto en los primeros años.

Financia hasta el 100% de tu hipoteca

  • Barcelona

    93 293 19 07

    Paseo de Gracia 85, 8ª planta

  • Madrid

    91 800 54 66

    Serrano 60, 4ª planta

  • Sant Cugat del Vallès

    93 293 19 07

    Plaza Ausiàs March 1, 4ª planta

  • Valencia

    96 128 59 68

    Calle Mossen Femades 3, bajo dcha. Ed. Lauria

  • Palma de Mallorca

    97 100 32 03

    Calle Unió 9

  • Alicante

    96 564 11 13

  • Málaga

    95 156 38 58

  • Sevilla

    95 525 24 41