El euríbor cerrará enero en un nuevo mínimo histórico

Publicado el 3 de Febrero de 2017

El euríbor a doce meses, el indicador más utilizado en España para calcular las hipotecas, cerrará previsiblemente enero en una tasa promedio del -0,09%, por lo que estos créditos se verán abaratados en unos 72 euros anuales.

Cuando faltan dos sesiones para que concluya el mes y se pueda efectuar el cálculo exacto de la media, dato que confirmará el Banco de España el próximo miércoles, enero se convertirá en el duodécimo mes consecutivo en el que el indicador cierra en terreno negativo.

A lo largo de enero, el euríbor ha oscilado entre el mínimo marcado el pasado jueves, del -0,102%, y el máximo del lunes, -0,083%.

El ahorro estimado de 72 euros se debe a que hace un año, en enero de 2016, el indicador se situaba en el 0,042 %, con lo que una hipoteca media de 100.000 euros contratada entonces a un plazo de 25 años que se revise ahora en febrero se beneficiará de un descuento de unos 6 euros mensuales o unos 72 al año.

La primera vez que el euríbor cerró un mes en negativo fue en febrero de 2016, cuando cayó al -0,008%; la primera tasa diaria en negativo fue el 5 de febrero de ese año, y desde entonces el indicador ha seguido evolucionando a la baja.

Ante ese hecho inédito, en España se abrió el debate de si la banca acabaría pagando a los clientes por las hipotecas, algo que no se producirá teniendo en cuenta que las entidades siempre aplican un diferencial a este indicador, cuya evolución depende de las subidas o bajadas de tipos que aprueba el Banco Central Europeo (BCE), que actualmente los mantiene en el mínimo histórico del 0%.

Una tasa que, previsiblemente y según creen los expertos, seguirá en los niveles actuales durante bastante tiempo, lo que ayudará a que el euríbor siga bajando.

Con la sucesiva caída del indicador a tasas negativas, la banca ha tomado medidas para proteger su negocio, como el alza del diferencial que se aplica o la introducción de una cláusula cero en las hipotecas a tipo variable.

Con esta cláusula, que fija un interés mínimo del euríbor del 0%, unido al diferencial aplicado, el sector se garantiza cobrar por el préstamo concedido al cliente.

En España, el diferencial más bajo al que se ha vendido de forma general una hipoteca ha sido de 0,17 puntos porcentuales, por lo que el euríbor a un año tendría que hundirse un poco más que eso para que una vez aplicado el diferencial, los intereses fueran negativos.

El indicador lleva ya varios años a la baja, desde septiembre de 2008, cuando alcanzó máximos históricos al situarse en el 5,5%; el pasado diciembre se situó en el -0,08%, un mínimo que previsiblemente volverá a batir ahora en enero.

Fuente: Expansión