Utilizamos cookies propias y de terceros para hacer funcionar de manera segura nuestra página web y personalizar su contenido. Igualmente, utilizamos cookies para medir y obtener datos de la navegación que realiza y para ajustar la publicidad a sus gustos y preferencias. Pulse el botón "Aceptar todas" para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada. Para administrar o deshabilitar estas cookies haga click en "Configuración". Puede obtener más información en nuestra política de cookies.
Modificar cookies
Técnicas y funcionales Siempre activas
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Analíticas y personalización
Permiten realizar el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de este sitio web. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de la web para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio. Permiten guardar la información de preferencia del usuario para mejorar la calidad de nuestros servicios y para ofrecer una mejor experiencia a través de productos recomendados.
Marketing y publicidad
Estas cookies son utilizadas para almacenar información sobre las preferencias y elecciones personales del usuario a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.

Vuelve el “boom” de la inversión inmobiliaria

Publicado el 21 de Octubre de 2015

La crisis del mercado inmobiliario continúa tirando de los precios hacia abajo aunque, eso sí, los descensos en las valoraciones son cada vez menores. Esta circunstancia atrae a muchos inversores, algo que aún no se ha traducido en una mejora del sector…

El ladrillo no para de caer. Los precios del metro cuadrado no han dejado de bajar desde el año 2008, cuando se desató la mayor crisis económica de la España reciente.  Eso sí, este retroceso es la menor variación interanual que se registra desde 2008, por lo que se vislumbra el final del largo túnel por el que ha pasado la industria en los últimos siete años. Muchos inversores se han decantado por volver a inyectar fondos en el mismo sector que tantos disgustos ha generado desde que se desató la crisis.

Según los datos, el volumen de inversión en el mercado inmobiliario madrileño alcanzó los 6.347 millones de euros entre junio de 2014 y mayo de 2015. Barcelona también se ha instalado en la senda del crecimiento y ha registrado un 46% más de inversión.

El saldo para toda España, 13.000 millones de euros en un año, con gran presencia de capital extranjero: Madrid es la decimocuarta ciudad del mundo con más afluencia de dinero del exterior para destinar al mercado inmobiliario.

Cabe entonces preguntarse por qué no suben los precios de las viviendas, ya que si la demanda está creciendo los vendedores podrían subir los precios.

Para empezar, habría que aclarar que no todo el ladrillo es para viviendas. De hecho, también se producen grandes inversiones inmobiliarias para oficinas o instalaciones industriales. El de la vivienda, es un mercado cuya recuperación real puede dilatarse hasta 2 o 3 años. El sector está muy influido por la solvencia de los compradores, que en su mayoría son ciudadanos de a pie que aún sufren las consecuencias de la crisis económica.

La tipología de muchos de los trabajos que se están creando (contratos precarios y salarios bajos) hacen poco viable la adquisición de una vivienda para la población en edad de emanciparse, la franja social que tradicionalmente ha representado el grueso de la demanda.

La recuperación es desigual. Las propiedades urbanas de primera calidad se benefician de la mejora económica y crediticia, pero todavía hay muchas unidades residenciales de baja calidad desocupadas en zonas periféricas y desfavorecidas. Son razones para el realismo, aunque ya se esté acabando la hora del pesimismo.

  • Barcelona

    93 293 19 07

    Paseo de Gracia 85, 8ª planta

  • Madrid

    91 800 54 66

    Serrano 60, 4ª planta

  • Sant Cugat del Vallès

    93 293 19 07

    Plaza Ausiàs March 1, 4ª planta

  • Valencia

    96 128 59 68

    Calle Mossen Femades 3, bajo dcha. Ed. Lauria

  • Palma de Mallorca

    97 100 32 03

    Calle Unió 9

  • Alicante

    96 564 11 13

  • Málaga

    95 156 38 58

  • Sevilla

    95 525 24 41