Expertos alertan del riesgo para España de una deuda exterior del 90%

Publicado el 24 de Octubre de 2016

Un grupo de economistas de reconocido prestigio advierten de los riesgos si la economía española cambia de rumbo

La economía española avanza a pasos agigantados aun con algunos factores tales como el alto nivel de paro, la frágil situación en que se encuentra la Seguridad Social, el déficit público incontrolado, una deuda pública que bordea el 100% del PIB y una desigualdad social creciente.

Con este panorama, un grupo de economistas de reconocido prestigio, advierten sobre los riesgos en caso de que esta excelente situación pueda cambiar. Los bajos precios del petróleo y sobre todo la política monetaria expansiva del Banco Central Europeo han aportado más que oxígeno.

Estos factores también han contribuido a aumentar la renta disponible de las familias, a impulsar las exportaciones y reducir los compromisos financieros (la carga de intereses) de las Administraciones Públicas al mínimo.

Otra de las grandes debilidades de la economía española, es la elevada deuda exterior, según apuntan los expertos. La deuda exterior de España ronda el 90% del PIB, una tasa muy por encima de la que acumulan los grandes países de nuestro entorno y lejos del 35% de media que recomienda la Comisión Europea. Los expertos también ponen el foco en los pasivos exteriores exigibles, que equivalen a 1,7 billones de euros, e insisten en la necesidad de reducirlos.

Esta situación de alto endeudamiento exterior provoca que España esté expuesta a cambios de la confianza exterior sobre nuestra capacidad de pago. La economía española en el año 2007 crecía a un ritmo vertiginoso, con escasa deuda, superávit presupuestario y cerca del pleno empleo. Aparecieron entonces las turbulencias externas,lo que provocó que comenzaran a aparecer los desequilibrios.

Por eso,  los expertos advierten de las consecuencias que tendría para España una recesión. La sustitución de la aportación de la demanda exterior por la demanda interna es una mala señal. Lo cierto es que el consumo privado está tirando con fuerza de la economía española en detrimento del sector exterior. Esta situación podría ser nociva.

Los expertos aconsejan que en una situación excepcional por los bajos tipos de interés, nunca han estado tan reducidos, se debería aprovechar para hacer reformas que mejoren la productividad de la economía española y del sector exterior.

Fuente: El País