¿Qué hipotecas ofrece la banca para comprar una vivienda como inversión?

Publicado el 20 de Junio de 2018

En segundas residencias se concede menos dinero y durante menos tiempo

El ladrillo vuelve a ser atractivo, pero no en la forma en que lo fue en los años previos a la burbuja inmobiliaria. En la década de los 90, los inversores compraban casas para, pocos años después, venderlas embolsándose cuantiosas plusvalías.

El enfoque ahora es bien distinto: la fórmula consiste en comprar para alquilar y exprimir, así, los jugosos rendimientos que proporciona el alquiler turístico, más rentable que el tradicional.

El alquiler de toda la vida ofrece una rentabilidad del 7,3% -hace un año, el dato era del 6,3%- según un reciente estudio de Idealista, mientras que diversas voces apuntan a que el de corta duración puede alcanzar el doble dígito si se consigue una alta ocupación.  

"Mucha gente ya está invirtiendo en vivienda como alternativa para ahorrar la pensión; y el 85% de los que compran una casa como inversión lo hacen para alquilarla", como apunta Beatriz Toribio, directora de estudios de Fotocasa.  

Según los datos de este portal inmobiliario, el 34% de los españoles que adquieren una segunda residencia prevé destinarla al alquiler vacacional, es decir, ofrecérsela a turistas para estancias cortas. Sólo un 7% optará por dedicarla al arrendamiento tradicional. Y todavía una inmensa mayoría -un 59%- lo hará para disfrutarla con su familia.  

Ahora bien, ¿qué condiciones exigen las entidades a quienes piden un préstamo para acceder a una segunda residencia? El punto de partida cambia, ya que, en este caso, el cliente ya afronta el pago mensual de una hipoteca. Las condiciones se endurecen ligeramente, ya que el banco presta menos dinero y durante menos tiempo que cuando la casa a financiar es la primera. El interés, generalmente, no varía. 

 

Fuente:  El Economista