Utilizamos cookies propias y de terceros para hacer funcionar de manera segura nuestra página web y personalizar su contenido. Igualmente, utilizamos cookies para medir y obtener datos de la navegación que realiza y para ajustar la publicidad a sus gustos y preferencias. Pulse el botón "Aceptar todas" para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada. Para administrar o deshabilitar estas cookies haga click en "Configuración". Puede obtener más información en nuestra política de cookies.
Modificar cookies
Técnicas y funcionales Siempre activas
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Analíticas y personalización
Permiten realizar el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de este sitio web. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de la web para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio. Permiten guardar la información de preferencia del usuario para mejorar la calidad de nuestros servicios y para ofrecer una mejor experiencia a través de productos recomendados.
Marketing y publicidad
Estas cookies son utilizadas para almacenar información sobre las preferencias y elecciones personales del usuario a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.

La banca sueña su resurrección

Publicado el 27 de Diciembre de 2016

El sector financiero afronta el 2017 con la esperanza de que el entorno macroeconómico y su propia situación tras años de penurias le permitan empezar a remontar el vuelo

El pinchazo de la burbuja inmobiliaria y crediticia de la década pasada fue la antesala de la Gran Recesión, la crisis iniciada en el 2007, cuyos efectos y desequilibrios aún persisten en buena medida a día de hoy. Los principales perjudicados fueron los ciudadanos –el paro creció en 3 millones en España–, pero la destrucción de riqueza alcanzó de pleno a muchísimas empresas y, por supuesto, a la banca.

En los últimos diez años, el sector financiero ha transitado en medio de un mar de escándalos y pérdidas en los que ha habido de todo: quiebras y rescates de entidades, fusiones, cierres, miles de despidos y una gran destrucción de valor. La banca se ha concentrado, ha destinado centenares de miles de millones de euros a sa­near sus balances, ha ampliado capital por otras decenas de miles de millones y ahora, por fin, as­pira a empezar a pasar página. Es sólo una aspiración, un deseo, pero con cierto fundamento.

La victoria de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos del pasado 8 de noviembre –junto con sus promesas de estímulos fiscales– y el alza de tipos decidida por la Reserva Federal hace diez días suponen el inicio del fin de la era de los infratipos de interés que tanto perjudican a los bancos. Y eso les ayuda.

No todo está hecho. En España, persisten algunos problemas, como el de los activos improductivos provenientes del empacho del ladrillo o el exceso de capacidad, pero la sensación es que la mayor parte del trabajo está hecho.

Mejorar la rentabilidad es posible a corto plazo porque no habrá tantas provisiones por el ladrillo.

Mientras Italia se dispone a rescatar al Monte de Paschi y a afrontar la falta de capital de buena parte de sus bancos por las ­escasas provisiones, el sector financiero español puede pensar en poner el foco en el proceso de digitalización y en la rentabilidad.

Ni la evolución del crédito, ni de los márgenes de interés o las comisiones mejorarán de forma espectacular en el 2017, pero sí es previsible que haya menos aportaciones negativas y más positivas derivadas de la gestión de los activos. Serán necesarias menos provisiones –el nivel de dotaciones ya es alto y la morosidad está cayendo– y habrá mayores beneficios extraordinarios por la venta de inmuebles y suelo. 

Fuente: la Vanguardia

  • Barcelona

    93 293 19 07

    Paseo de Gracia 85, 8ª planta

  • Madrid

    91 800 54 66

    Serrano 60, 4ª planta

  • Sant Cugat del Vallès

    93 293 19 07

    Plaza Ausiàs March 1, 4ª planta

  • Valencia

    96 128 59 68

    Calle Mossen Femades 3, bajo dcha. Ed. Lauria

  • Palma de Mallorca

    97 100 32 03

    Calle Unió 9

  • Alicante

    96 564 11 13

  • Málaga

    95 156 38 58

  • Sevilla

    95 525 24 41