El mercado de la vivienda de alquiler en Barcelona ha dado un giro de 180º en el último año

Publicado el 31 de Mayo de 2016

la recuperación de la compraventa ha reducido notablemente los pisos disponibles para alquilar en la ciudad

El mercado de la vivienda de alquiler en Barcelona ha dado un giro de 180º en el último año: la recuperación de la compraventa ha reducido notablemente los pisos disponibles para alquilar en la ciudad, en contraste con una demanda que no se ha reducido sino que crece progresivamente desde el inicio de la crisis. Ante el nuevo contexto, el debate de comprar versus alquilar ha resurgido con fuerza entre los barceloneses que buscan piso actualmente y los interesados en trasladarse a la capital catalana.

Dos académicos especialistas en el mercado libre de vivienda han analizado en el plató de La Vanguardia los principales inconvenientes y ventajas de estos dos regímenes de tenencia inmobiliaria.

Entre los factores de más relevancia para elegir, destacan el momento vital en el que se tome la decisión, la vulnerabilidad económica o la movilidad geográfica de diferentes perfiles profesionales. Han ofrecido datos destacados del sector, como que la tasa de alquiler en España se sitúa alrededor del 15%, la mitad de la media europea.

“No es malo querer tener algo en propiedad, sino que te veas forzado a comprar porque no tienes otra opción”, ha aseverado Montse Pareja, profesora de Economía de la UB y vicepresidenta de la Red Europea de Investigación Urbana y de Vivienda (ENHR), que ha recordado que “hoy el problema de la vivienda en España no es de acceso a la propiedad, sino a un techo”. Por su parte, el director de la Cátedra de Vivienda de la Universidad Rovira i Virgili (URV), Sergio Nasarre, ha insistido en la necesidad de fomentar las formas de tenencia intermedias, que ofrezcan una alternativa sólida a la compra y el alquiler. “Con un acompañamiento y un cálculo adecuado del esfuerzo mensual asumible se podría ayudar a las familias a elegir mejor qué fórmula les conviene más”, ha señalado.