El ladrillo vuelve a batir récords

Publicado el 12 de Junio de 2015

Este 2015 viene cargado de buenas noticias económicas. Ahora parece que no todo es tan negro y empezamos a ver la luz en muchos aspectos de la economía. Los datos siguen sin ser brillantes pero, algunos sectores que tocaron fondo durante la crisis, comienzan a escalar hacia la recuperación, como la vivienda, por lo que todo parece indicar, que la época negra del sector inmobiliario ya es historia

El ambiente ha dado un giro radical en los últimos meses. Ahora, la curva de precios de los pisos, tiende a ser más plana. Las ventas han repuntado, incluso la concesión de hipotecas va levantando cabeza muy poco a poco.

Las tendencias macroeconómicas también sonríen al sector, con el sistema financiero saneado y los incentivos del Banco Central Europeo, se impulsa la concesión de crédito, incluido el hipotecario. De hecho, la concesión de hipotecas repuntó un 1,6% en 2014, alcanzando la cifra de los 203.000 préstamos  lo que favoreció que en enero de 2015 llegáramos al 20%.

Tras la fuerte depreciación de los años de la crisis (cerca del 50%) ahora la tendencia apunta a la estabilización de precios. Sin ir más lejos, en el primer trimestre de este año España dejó atrás los números rojos, con un aumento del valor medio de las viviendas de un 3,3%, destacando las cifras de Madrid (4,8%) y de Barcelona (0,9%).

Los extranjeros siguen apostando por España

Según datos del Ministerio de Fomento, los extranjeros residentes en nuestro país invirtieron 8.609,5 millones de euros en viviendas durante el pasado año 2014. No está nada mal, y más si tenemos en cuenta que supone un aumento del 26% con respecto al 2013. Estos inversores internacionales apostaron sobre todo por la vivienda de segunda mano, con 7.676,4 millones de euros.

En conclusión, todo apunta a que el 2015 será el año de la estabilización y el crecimiento. No será un repunte bestial, pero sí lo suficientemente importante para que el inversor salga ganando; una inversión en vivienda hoy que será rentable a largo plazo.