La deuda soberana europea borra las pérdidas anuales pero aumentan los riesgos de burbuja

Publicado el 2 de Junio de 2017

Desde mínimos de marzo, la cesta de deuda europea sube un 1,9%

La sobrecompra en renta variable ha dado continuidad al rally que vive la renta fija europea desde el pasado 10 de marzo, cuando su precio cayó a mínimos anuales. Desde entonces, su remontada provoca que el inversor gane un 1,9% y que borre, además, las pérdidas que sufría éste en lo que va de año. Pero los expertos avisan: los peligros sobre la renta fija persisten y algunos llegan a afirmar que la renta fija es una burbuja espectacular.


Las dudas sobre las políticas del presidente de la primera economía del mundo han estado aderezadas con el debate de cuándo llegará la primera subida de tipos en Europa, ahora que las de la Fed ya están más cerca. Sin embargo, las expectativas sobre la normalización del precio del dinero en el Viejo Continente se han ido retrasando hasta septiembre de 2018.


A día de hoy, pese a las últimas ganancias que los bonos generan gracias a las subidas de su precio, la expectativa de rentabilidad para la deuda europea se sitúa en el 0,52%, según el índice Barclays Capital Euro Aggregate Bond (uno de los más seguidos para medir qué interés se espera de las carteras de bonos europeos bajo una serie de hipótesis que suele reunir los peores escenarios). Es más que a principios de año, cuando el interés al que aspiraba el inversor se situaba en el 0,46%, pero insuficiente a juicio de los expertos.


Los inversores en renta fija no deberían engañarse: el rendimiento tiene un coste. Los activos con mayores rendimientos presentan más volatilidad y, a menudo, una correlación positiva importante con la renta variable. La búsqueda de rendimientos puede desactivar el objetivo de seguridad y estabilidad de una cartera de bonos desde la perspectiva de la diversificación frente a las acciones.

Fuente: el economista