Mortgages for seniors

Cuando el requerimiento de una hipoteca para comprar un inmueble es de una persona mayor o jubilada, el préstamo es posible pero la edad, principalmente, entre otros factores, condiciona su concesión.

Según el criterio de riesgos utilizados por las entidades bancarias, los factores decisivos son:

  1. Suelen aportar una cantidad superior de ahorros de los habituales en este tipo de operaciones. Esto se debe a que pueden haber vendido alguna propiedad inmobiliaria o a que han estado ahorrando durante más años una vez liberados de las cargas habituales en otros períodos de la vida, como manutención de hijos, pago de hipotecas, etc…

  2. Las pensiones de jubilación son ingresos garantizados de por vida, por lo que no existe los riesgos habituales de otras etapas de la vida, como puede ser la pérdida de trabajo.

  3. La capacidad de pago, calculada dividiendo los ingresos entre la cuota, dedicada al pago de una hipoteca y que en estos casos puede exceder la habitual del 35% calculada para jóvenes, dado que el límite de edad máxima aplicado por los bancos no sobrepasa los 75/80 años, por lo que las cuotas a pagar en un período más corto de años suelen ser superiores.

Conclusión

En caso de no disponer de ahorros para aportar una entrada significativa, necesitaremos tener unos ingresos muy altos para poder acceder a una hipoteca a partir de cierta edad.