¿En qué consiste una reunifiación de deudas?

La refinanciación o reunificación, consiste en cancelar todas las deudas o préstamos que se hayan contraído con las diferentes entidades financieras, volviendo a contratar un préstamo por el importe total de dichas deudas con unas condiciones que mejoren tanto el plazo, el tipo de interés o amortizaciones entre otros.

Este tipo de operaciones se suelen utilizar cuando el cliente ha contraído uno o varios préstamos y no tiene la capacidad de hacer frente a los pagos, que conllevan los mismos o para unificar el pago en una sola cuota minimizando de esta forma el importe total de todas esas deudas.

El mejor momento para refinanciar o reunificar es hacerlo antes de entrar en mora, explicando a nuestra entidad financiera en la situación que nos encontramos al no poder hacer frente a todos los compromisos de pago que hemos adquirido, de esta forma no alteraremos nuestro historial crediticio con ficheros de riesgos negativos, mostrando así voluntad de pago.

Refinanciar o reunificar las deudas, permite que los pagos sean más accesibles al deudor ya que aumentamos el plazo de los mismos y se consigue de esta forma que las cuotas mensuales a pagar sean de menor importe.

Hay casos específicos en que el deudor se puede acoger a la ley de la segunda oportunidad, la cual aborda la posibilidad condonar las deudas para las personas físicas deudoras (de buena fe) que no pueden hacer frente a sus compromisos de pago debido a un cambio de situación económica no provocado por el deudor al haber fracasado en su ámbito económico, empresarial o personal.